Los hurones, al igual que muchas otras mascotas, no deben bañarse con frecuencia puesto que su piel crea una protección natural que al bañarlos eliminamos.

Además, si los bañamos con más frecuencia de la recomendada su piel producirá más almizcle, lo que provocará que nuestro hurón huela más y su pelaje y cuero cabelludo puedan resentirse. Como máximo se aconseja bañarlos una vez al mes, pero si podemos ampliar este período de tiempo mucho mejor.

No a todos los hurones le gusta el agua, por ello no debemos extrañarnos si a la hora del baño el hurón tiene miedo o se resiste. En este caso siempre ayudará que relacione la hora del baño con algo que le resulte agradable como su juguete favorito o alguno de sus premios.

Si tiene problemas para bañar a su hurón no dude en ponerse en contacto con nosotros para que sea un profesional quién realice este procedimiento.

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.