Hoy para acabar la semana os vamos a hablar de cabras, si, de cabras. Un animal que cada vez es más habitual tener como mascota, no solo en granjas o explotaciones ganaderas.
Existen multitud de razas a lo largo de todo el mundo. El macho y la hembra tienen caracteres tan marcados que los hacen distinguirse a simple vista, el primero son las partes genitales y en sus cuernos (los machos los tienen más grandes), los machos además tienen un olor más fuerte derivado de sus glándulas. Por último la hembra siempre tiene las ubres más grandes. Ambos sexos tienen cola corta, un mechón de pelos largos sobre la barba y dos grandes glándulas en el cuello conocidas como mamellas.
Está dentro de las cien especies exóticas invasoras más dañinas del mundo, por lo que si se posee como mascota tenemos que ser conscientes de ellos y saber a que nos enfrentamos.
Las cabras son animales listos y curiosos y pueden ser mascotas y animales de compañía ideales en el espacio exterior. Las hay que solo piensan en cortarte el césped de tu jardín y las hay que les encanta pasear y acompañarte a caminar (sobre todo si las has criado desde pequeñas). En cualquier caso resultan criaturas agradables, desafiantes y llenas de energía.
Son animales de exterior, por lo tanto lo ideal es tenerlas en un pequeño terreno o cercado. Aunque en principio no son animales que responda cuando se les llama, si te identifican como una fuente de comida o entretenimiento es fácil “entrenarlas”. El refrán que dice que tienes la cabeza más dura que una cabra hace referencia precisamente a eso, a que con ellas la disciplina dura no vale, siempre has de utilizar el refuerzo positivo, sobre todo la comida.Son animales exploradores por naturaleza, así que sal a pasear con ellas y fomenta el ejercicio físico si la instalación no es lo suficientemente grande.
Si las mantienes siempre en exterior deberás contar con un refugio para que pase la noche o las inclemencias metereológicas. Asegúrate de que no esté hecho de algo que no pueda comer o derribar. Necesitan comer abundante heno y hierba, así como agua fresca, les agrada el pienso y los granos, pero hay que tener cuidado y racionárselo porque tienden a comer en exceso y puede generar un acidosis ruminal, una de las causas de ingreso de cabras en el hospital. Además, puede usar la fruta y verdura como premio o como entretenimiento y enriquecimiento ambiental.

Deja un comentario

Your email address will not be published.